EMPRESAS Y SUS IMPUESTOS EN CHILE

Hace unos días hicimos una pregunta en nuestro Instagram, la pregunta proponía una frase “Las empresas no pagan impuestos” en la cual podían escoger dos opciones, si eso era cierto o falso, lo cual arrojó lo que esperábamos, una opinión muy dividida, ahora con este articulo intentaremos clarificar cual es la relación entre las empresas y los impuestos más comunes que las relacionan a lo largo de su actividad comercial, si bien, los impuestos se pueden clasificar de varias maneras, omitiremos dicha clasificación y sólo nos enfocaremos en los impuestos relacionados a las empresas.

  • Patentes Comerciales: de los primeros impuestos que se deben considerar al iniciar una actividad comercial, ya sea como persona natural o jurídica, es calculado en base al capital propio tributario y/o capital inicial, aplicando a una tabla que cada municipalidad define, en cuanto a valores y porcentajes, en este mismo ítem las municipalidades cobran los derechos de aseos, la ley lo define como un impuesto siendo que es más un permiso.
  • Impuesto al Valor Agregado (IVA): el impuesto más conocido y del cual se quejan la mayoría de los empresarios, son pocas las personas que no han escuchado a alguien decir “tengo que pagar mucho IVA” y el cual algunas personas maliciosamente bajan, consiguiendo facturas ideológicamente falsas con empresas que tienen mucho IVA a su favor acumulado, el tratamiento es un poco largo de explicar y posiblemente lo veamos en otro artículo, pero el punto acá con este impuesto es que las empresas son un simple retenedor de este, quien en sí lo paga, es el cliente y consumidor final, por esto si el empresario calcula de buena manera su precio de venta y realiza una cobranza apropiada el IVA no debe ser un problema para él, es más si quiere acceder al banco, lo primero que revisan para verificar si la empresa es rentable, cuánto IVA han cancelado en los últimos meses.
  • Permiso de circulación: si una empresa posee vehículos, al igual que cualquier persona, debe pagar el permiso de circulación para cada uno de sus vehículos, el cual se calcula en base al avalúo fiscal del vehículo.
  • Impuesto verde: las empresas que adquieran un vehículo nuevo, siempre que estas sean contribuyentes afectas al IVA, no deben cancelar este impuesto, sin otra condicionante que cambie dicha situación.
  • Impuestos Especifico al Combustible: impuesto que afecta en todas las compras de combustible, ya sea para vehículos o maquinaria, el cual es gasto aceptado para las empresas y algunas, incluso lo pueden utilizar para cancelar otros impuestos dependiendo de ciertas características tributarias.
  • Contribuciones: toda empresa debe cancelar contribuciones por las propiedades que posea y al igual que las personas pueden optar a exenciones, dependiendo de su valor y su destino, la gran diferencia con las personas naturales es el hecho de que, para las empresas, según las cualidades que posean tienen dos caminos, utilizar las contribuciones como gasto e incluso utilizarlas como rebaja para pagar otros impuestos.
  • Impuesto de primera categoría: este es el impuesto que le toca el bolsillo al empresario, actualmente poseemos tasas del 25% y del 27% que son aplicada a las utilidades efectivas según contabilidad completa y simplificada, o a las que el SII les asigna a las empresas, las cuales son conocidas como renta presunta. Entonces ¿este impuesto afecta a las empresas? En cierto modo si, pero este impuesto tiene un tratamiento que lo hace ser sólo transitorio, ya que todo impuesto cancelado por la empresa es rebajado por el (los) socio(s) o accionista(s) lo que puede llegar a que el impuesto sea incluso cero, cuando se hace planificación tributaria generalmente se omite este impuesto, ya que la planificación debe atacar a los socios, en el Impuesto Global Complementario.

Los impuestos mencionados anteriormente son todos los que principalmente afectan las actividades económicas de las empresas, pero la gran mayoría son relativos a las características de esta y son los que permiten su funcionamiento, por lo tanto, pasan a ser gastos de esta. Los únicos que no entran en esta categoría son el IVA y el Impuesto de Primera Categoría, con respecto al primero ya lo mencionamos, las empresas son un simple retenedor y quien lo paga realmente es el cliente, generalmente el consumidor final, con respecto al Impuesto de Primera Categoría lo explicaremos con un ejemplo a continuación.

Datos: La empresa ABC SpA obtuvo una renta imponible de MM$10.- en el año, se encuentra acogida al sistema tributario 14 A y está compuesta por dos accionistas que poseen el 50% cada uno, estos accionistas no poseen otros ingresos.

Si nos vamos a los cálculos, el impuesto de primera categoría asciende a MM$2.5.- los cuales la empresa puede pagar con PPM, otros créditos especiales que posea o con dinero, una persona normal pensaría que este es el impuesto que pago la empresa y que no hay nada más que hacer, no obstante hay un paso que hacer aún, el cual hemos visto que algunos contadores por error no lo hacen, el cual es asignar las utilidades a los socios en base a los retiros ya sea efectivos o atribuidos.

En este caso tenemos dos accionistas, cada uno se asignará MM$5.- a sus ingresos debido al sistema tributario de la empresa, en base a eso cancelar sus impuestos correspondientes según la tabla de Impuesto Global Complementario (link) en este caso, dichos accionistas quedan ubicados en el primer tramo, quedando exentos de pagar los impuestos y recibiendo de devolución lo que canceló la empresa, en los mismos porcentajes, en este caso MM$1,25.- si el accionista tuviera otros ingresos y quedará afecto a impuestos, podrá utilizar el MM$1,25.- para cancelar sus propios impuestos, cancelando la diferencia o solicitando la devolución pertinente.

Entonces, resumiendo, en el ejemplo propuesto, ¿Cuánto fue el impuesto que se pagó con relación a la empresa? El impuesto fue $0.- ya que fue recuperado en su totalidad por los accionistas, en el ejemplo igual fue algo idealizado, con pocas utilidades y sin ingresos adicionales, pero para que se hagan la idea, en una empresa unipersonal (EIRL por ejemplo) que tenga una utilidad de MM$10.- su carga tributaria es de apenas M$80.- aproximadamente.

Si quieren optimizar su carga tributaria analicen su Impuesto Global Complementario, tengan socios en sus empresas, tengan sueldos no retiros, no se enfoquen en nada más que eso, siempre en base a la ley y sin caer en la Elusión que es sancionada. Ojo, este articulo fue realizado con la ley actual vigente, hace unos días se aprobó una nueva reforma tributaria, la que en este caso no cambia mucho el funcionamiento, pero si da ciertos matices que se pueden analizar, además hay muchas franquicias tributarias o beneficios que pueden modificar la carga tributaria de las empresas.

Si quieren ser asesorados por expertos, déjenlo en la manos de ARF Consultores, soliciten una cotización al correo arf@arfconsultores.cl además si tienen alguna sugerencia de algún artículo, algún tema que quieran que tratemos, no duden en escribirnos al mismo correo anotando en el asunto del email “SUGERENCIA ARTICULO” para que sea filtrado, programado para ser analizado y explicado en palabras simples.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *